Quien fuera la modelo mejor pagada del mundo durante años y años (ahora relevada por Kendall Jenner), Gisele Bündchen, tiene uno de esos físicos que parecen de otro planeta. Firme defensora de la dieta híper sana, siempre ha reconocido que se cuida muchísimo para tener ese cuerpo del millón (millones) de dólares. Pero nunca había sido tan sincera respecto a un tema que casi todas las famosas prefieren evitar: la cirugía estética. ¿Creías que ella no había pasado por el quirófano y que su divinidad era solo fruto de la genética, el deporte y la alimentación? Craso error: acaba de confesar que en 2015 se sometió a un aumento de pecho. Y esto tuvo inesperadísimas consecuencias en ella…

En 2013 había nacido su segunda hija, Vivian Lake, a la cual dio el pecho durante muchos meses. Un acto del cual ella siempre se ha enorgullecido pero que tuvo consecuencias: cuando terminó la lactancia -como les sucede a mujeres- perdió mucho volumen y firmeza. Así que en 2015 decidió someterse a una intervención de aumento mamario. Lo que debería haber supuesto una gran decisión terminó siendo todo lo contrario: “Me arrepentí casi inmediatamente. Me sentía incómoda en mi propio cuerpo. Cuando me desperté me dije ‘¿Qué he hecho?’. Me sentía que vivía en un cuerpo que no reconocía“, ha expresado en una entrevista.

Quizá ahora podemos entender por qué, durante un tiempo y siendo la top mejor pagada del mundo, llevaba ropa tan amplia: “Durante el primer año solo llevaba prendas anchas porque me sentía muy incómoda”, reveló también.

Una publicación compartida de Gisele Bündchen (@gisele) el 10 Dic, 2013 a las 8:00 PST

Gisele es una de las famosas más celosas con su privacidad. Y llevó este retoque estético en absoluto secreto hasta el punto de rozar el paroxismo: recordemos que los paparazzi la cazaron entrando en una clínica de estética parisina cubierta con un burka para que nadie supiera que era ella. Sí, era 2015 y era un aumento de pecho la intervención a la que se estaba sometiendo.

Pero su (muy negativa) experiencia con la cirugía estética no es lo único sorprendente de lo que ha hablado Gisele en su entrevista más reveladora, concedida a People con motivo de la publicación de sus memorias, que verán la luz el próximo 2 de octubre. Titulada Lessons: My Path to a Meaningful Life (‘Lecciones: mi camino hacia una vida con significado’). El suicidio, la ansiedad y los ataques de pánico también han formado parte de su existencia, incluso teniendo una vida personal y profesional llenas de éxito:

Una publicación compartida de Gisele Bündchen (@gisele) el 24 Sep, 2018 a las 6:22 PDT

“Mi carrera iba fenomenal, tenía a mi familia cerca y me consideraba una persona optimista así que estaba luchando conmigo misma. Era como ‘¿por qué estoy sintiendo esto?’. Era como si no me pudiera permitir sentirme mal“, reveló respecto a sus problemas de ansiedad. Problemas que, inicialmente, empezó a tratar de la manera menos adecuada:

Estaba fumando mucho, bebiendo una botella de vino y tres Frappucinos de moca cada día y un día decidí dejarlo todo. Pensé que todo eso también estaba causando dolor en mi vida de alguna forma”, contó.

Pero esta última revelación es quizá la más chocante: Gisele llegó a considerar el suicidio en algún momento de su vida, cuando peor estaba con su ansiedad: “Llegué a pensar en saltar por el balcón y terminar con todo para no tener más ese sentimiento de que mi mundo se derrumba”.

Sí, los ricos también lloran. Y, sí, los ricos y bellos también tienen muy malos momentos, como demuestra Gisele Bündchen.

Artículo relacionado
 Ariel Winter, de ‘Modern Family’ se somete a una reducción de pecho

Fuente: https://www.glamour.es/celebrities/noticias/articulos/gisele-bundchen-cirugia-aumento-pecho/37825