Blefaroplastia o cirugía de los párpados

Blefaroplastia o cirugía de los párpados

La cirugía de los párpados o blefaroplastia, es un procedimiento quirúrgico que se utiliza para quitar el exceso y descolgamiento de piel y músculo de los párpados superiores e inferiores. Asociamos también la extirpación de las bolsas de grasa tanto de la zona del párpado superior como del inferior.
La blefaroplastia puede corregir la caída de los párpados superiores y las bolsas de los inferiores, características que hacen que parezcamos mayores y más cansados de lo que somos y que, en algunos casos, puede llegar a interferir con la visión disminuyendo la agudeza visual y provocando problemas oculares como lagrimeo constante, irritación ocular, etc.
Es importante aclarar que la blefaroplastia no elimina las “patas de gallo” de alrededor de la zona de los ojos u otras arrugas ni la caída de las cejas.

¿Quién necesita una blefaroplastia?

Los candidatos ideales para someterse a una blefaroplastia son aquellas personas que buscan una mejor imagen, y no una perfección absoluta, en su apariencia. Es necesario gozar de un estado de salud físico y mental bueno además de ser realista respecto a las expectativas.
Generalmente esta cirugía se lleva a cabo en pacientes a partir de los 35 años pero existen algunos casos que se operan antes de los 30 años ya que existe una tendencia familiar a tener bolsas de grasa.
Existen ciertas patologías médicas que pueden hacer que existan más riegos al someterse a una blefaroplastia: problemas de tiroides, ojo seco, hipertensión arterial,diabetes, etc. Puede ser necesaria una visita previa a su oftalmólogo antes de someterse a una blefaroplastia.

Visitas prequirúrgicas

La buena comunicación entre usted y su cirujano plástico es esencial. En la primera consulta se le realizar una historia clínica completa. Debe informar a su cirujano si toma alguna medicación, si fuma y si tiene alergia a algún medicamento. Se le explicarán las distintas técnicas y el tipo de anestesia (local y sedación, anestesia general) que se emplearán, donde se realizará cirugía, los riesgos y el coste de la intervención. La cartera de servicios de la Seguridad Social no incluye la blefaroplastia estética.
Es importante dejar de fumar al menos una o dos semanas antes de la cirugía. Un cumplimiento cuidadoso de las indicaciones médicas hace que la cirugía sea realizada en mejores condiciones.

La blefaroplastia se realiza en quirófano , dentro de un hospital. Normalmente, se permanece en el hospital algunas horas después de la intervención.
La intervención suele durar entre una y 2 horas. Si se van a realizar los cuatro párpados, generalmente se empieza por los superiores. La mayoría de las veces las incisiones se colocan en los pliegues de los párpados superiores y justo debajo de las pestañas en los inferiores; en algunos casos pueden extenderse hacia las patas de gallo. A través de estas incisiones se extirpa el exceso de grasa y, en ocasiones, el exceso de piel y músculo. Las incisiones se cierran con suturas finísimas.
En otros casos, en pacientes jóvenes en los que solo hay exceso de grasa y no sobra piel, se puede realizar una blefaroplastia transconjuntival de los párpados inferiores; la incisión se coloca en el interior del párpado inferior no dejando cicatriz visible.

Tras la cirugía, se le aplicará una pomada en los ojos para lubricarlos, y en algunos casos, un vendaje suave con steristrips. Puede tener molestias leves sobre los párpados que se alivian fácilmente con los analgésicos que se le han prescrito. Si presentase dolor severo o persistente debe comunicárselo a su cirujano a la mayor brevedad posible. La cabecera de la cama debe permanecer elevada unos 45 grados durante unos 5-7 días después de la cirugía. Es importante la aplicación de compresas frías o bolsas de guisantes frescos para disminuir la inflamación de la zona y los hematomas. Debe mantener un reposo relativo durante 3 a 5 días y evitar actividades fuertes 3 semanas.
Durante las primeras semanas puede notar lagrimeo excesivo, hipersensibilidad a la luz y cambios temporales en la agudeza visual, como visión borrosa o doble. Durante las dos primeras semanas su cirujano plástico deberá seguir con detalle su evolución. Los puntos se retiran entre los 2 días y la semana. El edema y los hematomas disminuirán gradualmente sobre los 7-10 días hasta desaparecer por completo.
La mayoría de los pacientes que se someten a una blefaroplastia comienzan a leer o a ver la televisión en 2-3 días, cuando la inflamación empieza a ceder. Si es portador de lentillas, debe esperar al menos 2 semanas a usarlas y podrá sentirse levemente incómodo durante un tiempo con su uso.
Se puede incorporar al trabajo en 7- 10 días y si aún persiste algún hematoma, puede utilizar algún tipo de maquillaje para disimularlo. Puede ser preciso llevar gafas de sol durante unas semanas debido a la hipersensibilidad a la luz y aplicarse filtro solar de pantalla total en los párpados para que no se pigmente la cicatriz.

Posibles riesgos

Cuando este procedimiento es realizado por un cirujano plástico cualificado las complicaciones son infrecuentes y de poca importancia. Sin embargo, siempre existen posibilidades de complicaciones, como la infección o las reacciones anestésicas. Se pueden minimizar los riesgos siguiendo de manera cuidadosa las instrucciones de su cirujano plástico, tanto antes como después de la cirugía. Las complicaciones menores que pueden aparecer tras una blefaroplastia incluyen la visión doble o borrosa durante unos días, inflamación transitoria de los párpados y asimetrías leves en la cicatrización. Tras la cirugía puede aparecer dificultad para cerrar completamente los párpados durante el sueño, de forma transitoria. Otra complicación infrecuente es el ectropion, que puede precisar corrección quirúrgica. De todas formas, será en las visitas prequirúrgicas donde su cirujano plástico le detallarlas posibles complicaciones y le aclararlas dudas que le puedan surgir.

Resultados

Las cicatrices pueden tener un aspecto rosado durante los primeros meses. Progresivamente irán aclarándose hasta convertirse en un línea clara casi invisible. Al principio las cicatrices pueden ser visibles, como finas líneas rojitas situadas en el pliegue del párpado superior y por debajo de las pestañas en el párpado inferior, extendiéndose unos milímetros hacia la parte externa del ojo en una de la arrugas de las “patas de gallo”. Los resultados de la blefaroplastia ofrecen un aspecto más joven y despierto y en muchos casos, los resultados son permanentes, en general, las bolsas de los párpados no suelen reaparecer.

La informacion contenida en esta pagina en ningún caso sustituye la informacion proporcionada personalmente por su cirujano plástico. En caso de duda, su cirujano plástico le proporcionarlas aclaraciones oportunas. Es esencial que su cirujano sea un especialista titulado en Cirugía Plástica, Reparadora y Estética. Consulte en el listado de cirujanos de la SECPRE.

Blefaroplastia, una nueva mirada

Blefaroplastia, una nueva mirada
Descripción
Mediante la cirugía de los párpados o blefaroplastia se eliminan las bolsas de grasa y el exceso de piel y múculo de los párpados superior e inferior.
Cirujana Plástica
Logo del Editor

Fuente original: https://dragutierrez.com/blefaroplastia-una-nueva-mirada/