Cada vez podemos ver más frecuentemente, en los medios de comunicación, como los famosos comercian suculentas exclusivas con las cirugías estéticas que se practican sobre su cuerpo, véase el reciente caso de Las Campos. Esto, que viene siendo una novedad en nuestro país, es algo relativamente normal en otras latitudes. No hay más que ver el ejemplo de las Kardashian y otras cuantas celebrities en Estados Unidos, que aprovechan sus cesáreas para la realización de una liposucción o recolocación de prótesis mamarias. Hasta ese nivel no hemos llegado en España, por ahora.

La cirugía plástica es una disciplina que están en pleno auge. No hay que confundirla con la medicina estética. La cirugía plástica, estética y reparadora es una especialidad de la cirugía, reconocida por el Ministerio de Sanidad. En ella, los médicos son cirujanos especialistas que han tenido que estudiar seis años de medicina, aprobar el examen del MIR y realizar cinco años de especialidad en un hospital acreditado para poner el título de especialista.

Carmen Borrego con su nuevo rostro.
Imagen: Carmen Borrego con su nuevo rostro.

Además, normalmente al ser una disciplina muy demandada, hay que tener un número muy bueno en este examen, ya de por sí complicado, y estudiar muchas horas, con mucha dedicación para poder realizarla. Además de practicar las cirugías con fines estéticos, conocidas por todos, se dedican también a hacer grandes reconstrucciones, por ejemplo en accidentes, grandes quemados, reconstrucción de miembros amputados, entre otras muchas.

Las más demandadas

Las cirugías estéticas más realizadas en nuestro país son la colocación de prótesis mamarias, las liposucciones, los liftings o estiramientos, las rinoplastias, etc. Aunque otras muchas, menos conocidas, como la cirugía estética de los órganos genitales con reconstrucciones vaginales, están creciendo en número.

Hay países en Latinoamérica, como Brasil, Colombia o Venezuela, donde la cirugía estética es algo más frecuente que en nuestras latitudes. Muchas veces se realiza por debajo de la mayoría de edad, casi en la pubertad, como regalo para las niñas cuando cumplen 16 y 17 años.

Los riesgos

Pero hay que ser conscientes de que la cirugía estética no está exenta de riesgos. En la mayoría de las ocasiones esta se realizará con anestesia general, que de por sí ya tiene posibles complicaciones. Según las estadísticas, una de cada 4.000 personas fallece debido a ella. A parte de estos, como en toda cirugía, puede existir riesgo de sangrado o lesión de algún nervio. Una hemorragia puede ser algo muy serio por ejemplo si se produce en el cuello —después de un lifting para reducir la papada— pudiendo producir un hematoma asfixiante que dificulte o impida la entrada de aire en los pulmones llegando a producir el fallecimiento, como el caso del entrenador de fútbol José Luis García Traid. Además, siempre existe riesgo de tener una infección, entre otras posibles complicaciones.

Muchas veces una cirugía estética puede llegar a ser muy importante para una persona. Si está seguro de que quiere operarse existen múltiples equipos y centros con una gran experiencia en realizar este tipo de tratamientos. Asegúrese de elegir un especialista con una capacitación adecuada y de operarse en un centro con los medios y requerimientos necesarios, como por ejemplo quirófanos bien dotados, unidad de reanimación, etc. Tenga en cuenta que estas intervenciones no están cubiertas por la Seguridad Social y lo normal es que en un centro de calidad no bajen de los 6.000 euros. La imagen que damos a los demás cada vez es más importante, pero no arriesgue su salud, que no tiene precio y una vez perdida puede ser difícil de recuperar.

 

Fuente: https://www.mujerhoy.com/vivir/salud/201809/16/cirugia-plastica-riesgos-beneficios-20180914115207.html