Hay algunas cirugías de las que poco se habla entre los propios pacientes y que, por tanto, se mantienen en un discreto segundo plano. Sin embargo, a pesar de ese carácter íntimo, que incluso podríamos llamar tabú, generalmente por convenciones sociales y culturales, son muy demandados, cada día más. Son, por ejemplo, las cirugías que se llevan a cabo tras las reducciones de estómago o las que se aplican a la zona genital.

Por el Dr. Orestes Fernández

Rejuvenecimiento vaginal: la última moda

Poco se habla de la rama de la cirugía estética dedicada a la región genital, a pesar de lo satisfactorios y rápidos que son sus resultados. Los problemas estéticos de esta zona suelen conllevar molestias asociadas a la salud y a la vida sexual, y por eso su solución es especialmente interesante. Con los partos, la menopausia y el paso del tiempo, los tejidos de la zona genital de la mujer van perdiendo tensión y envejeciendo. En los últimos años, las intervenciones de este tipo han aumentado de manera considerable en nuestras consultas. No debemos olvidar que incide de forma positiva en la autoestima de los pacientes, mejorando sus relaciones personales y su calidad de vida.

 

Los momentos más comunes en que suelen aparecer las preocupaciones de las mujeres con su zona genital son: la primera juventud, donde aparecen complejos asociados al aspecto de la vulva; el embarazo y el postparto, situaciones en que la zona puede sufrir importantes modificaciones que afectan a la salud; en situaciones de pérdida repentina de grandes volúmenes de peso, que también suele dejar consecuencias en esta región, así como en la premenopausia y la menopausia, etapas en las que es frecuente la sequedad vaginal. Los siguientes son los casos más comunes y sus soluciones.

Atrofia vulvo vaginal o sequedad vaginal

Se produce especialmente en la premenopausia y en la menopausia. Puede causar molestias, irritación, prurito, dolor e incluso sangrado en el coito y mayor predisposición a las infecciones (entre ellas, las micosis o candidiasis). El tratamiento consiste en la inyección de ácido hialurónico en los 2-3 primeros centímetros de la vagina (previa preparación de la zona con anestésicos tópicos y tratamientos antimicrobianos). La mejora se produce de inmediato y el resultado dura entre 6 meses y 1 año, momento a partir del cual podrá repetirse la sesión. Este tratamiento debe reforzarse mediante terapias nutricionales y genómicas para prolongar los resultados en el tiempo.

Hipotrofia de los labios mayores

Suele producirse a partir de los 35 años, especialmente en los casos de menopausia precoz, debido a grandes pérdidas de peso o por predisposición familiar. Se manifiesta por adelgazamiento de los labios mayores debido a la pérdida de tejido adiposo. Este adelgazamiento trae
consigo la desprotección en la entrada de la vagina (orificio vaginal), lo cual conlleva un mayor riesgo de infecciones (cistitis, incidencia de micosis o cándidas). Desde el punto de vista estético, la zona vulvar aparece con un
aspecto envejecido. ¿Cómo se trata? Mediante lipotransferencia o lipolifting (se utiliza grasa propia del paciente), o mediante inyecciones de ácido hialurónico. El resultado en estas intervenciones es muy satisfactorio.

Ptosis o Lipodistrofia del pubis

Ocurre a menudo en pacientes que presentan un incremento en su peso. Como resultado, el pubis resulta excesivamente abultado. Pero no todos los casos llegan tras esta experiencia, pues no son pocas las adolescentes que observan cómo, durante la pubertad, la distribución de la grasa en su cuerpo se realiza con acumulación en el pubis. En otros casos predomina la caída o ptosis de la región del pubis o monte de Venus, muchas veces como consecuencia del descolgamiento del abdomen inferior, después de partos o de grandes pérdidas de peso. Hay que tener en cuenta que, si la intervención se da en la etapa de la pubertad, la grasa que se elimina mediante una liposucción puede volver a reproducirse. Sin embargo, a una mujer adulta se le puede hacer una cirugía con la seguridad de que la grasa no volverá a acumularse en esa zona. El tratamiento consiste en una liposucción o la resección de la piel con una cicatriz como la de la cesárea (en el caso de que esta ya existiera, se haría ahí la incisión).

Hipertrofia o descolgamiento de los labios menores

Es uno de los motivos que conducen a consulta a mujeres de todas las edades. En ocasiones, porque a la paciente le resulta estéticamente molesta, especialmente a quienes llevan la zona rasurada. Pero, más allá de la apariencia, el motivo de esta intervención es que, cuando hay mucho descolgamiento, puede producirse dolor durante el coito. El tratamiento consiste en la resección parcial, con anestesia local y sedación. Los puntos son reabsorbibles. Una semana después, la paciente puede volver a su vida laboral y, pasadas otras tres semanas, puede continuar su rutina deportiva y reanudar su vida sexual.

Body lift: para terminar de afinar la silueta

El haber pasado por una cirugía de reducción de estómago conlleva un exceso de piel que no se retrae, por ejemplo, en todo el contorno corporal, y que hay que eliminar mediante otra cirugía, que se llama body lift.

Teniendo en cuenta los avances que existen hoy en día para afinar la silueta, incluso cuando esta disminución es drástica; es importante destacar el body lift, una técnica muy utilizada en todos los pacientes que han perdido muchos kilos, ya sea después de un régimen importante o después de una cirugía bariátrica (bypass o gastroplastia).

El body lift, o cirugía abdominosplastia extendida circular, está muy recomendada en todos aquellos pacientes que han sufrido importantes pérdidas de peso. En estos casos, y una vez hayan estabilizado su peso, se ha de mejorar y equilibrar la estructura del cuerpo para darle forma, erradicando el sobrante de piel y grasa de la zona abdominal; en el pubis, caderas, glúteos, región dorsal y lumbar y el cierre de la musculatura anterior.

Esta técnica consiste en tratar al mismo tiempo todo el conjunto de cintura abdominal, es decir, abdomen, caderas, cintura, glúteos, nalgas y cartucheras. Durante la operación, una franja circular de la piel de una anchura de unos 20 cm se retira en la zona de la cintura. Este procedimiento se acompaña de una liposucción importante en las cartucheras (siempre que sea necesario). Uno puede fortalecer la piel abdominal, afinar la figura, corregir las cartucheras y fortalecer las nalgas para restablecer, de esta manera, el perfil corporal. La elasticidad de la piel del abdomen y las nalgas mejorará considerablemente.

Dr. Orestes Fernández
Doctor Especialista en cirugía plástica, estética y reparadora en el Instituto Javier de Benito

Se graduó en Medicina en la Universidad de la Habana, especializándose en cirugía plástica y estética. También en cuidados intensivos y quemados. Ha sido Jefe del departamento de cirugía plástica y estética durante cuatro años en el hospital Hermanos Ameijeiras, uno de los más prestigiosos de Latinoamérica. Pionero mundial en la aplicación de técnicas de elevación y proyección de glúteos, mininvasivas mediante suturas con conos y rellenos. Pionero en España de ‘body lift’, especialmente en pacientes de cirugía postbariátrica. Pionero también en la abdominoplastia con preservación del sistema linfático para recuperaciones exprés, sin seromas. Experto en la técnica de remodelación corporal Vaser High Definition para liposucción de alta definición y ‘lipofilling’. Miembro de distintas sociedades nacionales e internacionales. Ha sido profesor en cursos y congresos nacionales y latinoamericanos.

Fuente: http://expertosenmedicinaestetica.es/cirugias-tabu-bodylift-y-rejuvenecimiento-vaginal/