toxina botulinica

La piel es probablemente la zona más expuesta de nuestro cuerpo ya que es el órgano más extenso. Por esta razón, los signos de envejecimiento o daño cutáneo son visibles con facilidad al pasar los años. Aunque existen múltiples factores que afectan a este proceso de envejecimiento como la radiación solar, la alimentación o los hábitos, también existen diversas alternativas para combatir estos efectos en la piel. La toxina botulínica es precisamente uno de los tratamientos que más se utiliza para atenuar, minimizar e incluso eliminar las arrugas producidas por el tiempo y las agresiones.

¿Cómo funciona y en qué zonas se aplica?

La toxina botulínica es una sustancia muy utilizada en Medicina con diversos fines. Desde la traumatología hasta la oftalmología e incluso la neurología son especialidades que utilizan esta sustancia por lo que se trata de un material muy seguro ya que debe pasar por unos controles de calidad exhaustivos. Por esta razón, a no ser que el paciente tenga sensibilidad o alergia a la toxina botulínica, se trata de un material que no produce efectos secundarios siempre y cuando se utilice de manera adecuada por un médico.

En cuanto a su funcionamiento, al contrario de lo que se suele pensar se trata de un relajante muscular que actúa sobre la acción natural de los músculos de contraerse y, como consecuencia, de formar las arrugas de expresión. Esto quiere decir que la toxina botulínica se infiltra solamente en aquellas arrugas formadas por gestos o expresiones de la vida cotidiana como reír, llorar o gesticular en sí.

El tratamiento con toxina botulínica se utiliza en la zona superior del rostro concretamente en el tercio superior. Esta zona abarca toda la mirada, es decir, desde la frente hasta el entrecejo y las temidas y famosas patas de gallo.

Rejuvenecimiento facial con toxina botulínica

El tratamiento de rejuvenecimiento facial con toxina botulínica se aplica de forma sencilla y rápida. Las sesiones duran durar aproximadamente unos 20 minutos en los que el médico estético realiza microinyecciones de la sustancia en las zonas que lo necesiten. Sin embargo, es común que muchas personas se pregunten si este tratamiento se debe realizar de forma única o se obtienen mejores resultados en combinación con otros tratamientos estéticos.

Aunque sus resultados de por sí son muy satisfactorios para los pacientes, es cierto que cuando se combina este tratamiento con otros de Medicina Estética se logran mejores efectos y más duraderos. Este es el caso, por ejemplo, de la infiltración de toxina botulínica y ácido hialurónico, pero también se potencia el efecto de la toxina botulínica con la mesoterapia facial de vitaminas y minerales e incluso cuando se combina con el peeling químico.

¿Cuándo se notan los efectos?

Los resultados son visibles de forma casi inmediata tras el tratamiento aunque es cierto que los efectos definitivos se podrán ver a los tres días de la aplicación de la toxina botulínica. En cuanto a su durabilidad, este tratamiento normalmente dura cuatro o cinco meses y necesita una reaplicación para mantener los resultados tras ese período de tiempo. Sin embargo, la duración de los resultados también depende del tipo de piel donde se aplique y de los cuidados y hábitos de vida generales que lleve el paciente ya que, en ocasiones, puede durar hasta seis o siete meses.

En Cosmédica contamos con un equipo médico especialmente preparado y experimentado en tratamientos de rejuvenecimiento facial. Por ello, si lo necesitas nuestros médicos-estéticos te asesorarán de forma individualizada para que consigas los resultados que deseas en tu piel.

La entrada Cómo restar años al rostro con la toxina botulínica aparece primero en CosMédica.

Fuente: https://www.cirugiacosmedica.com/como-restar-anos-toxina-botulinica/