¿Sabías que 8 de cada 10 hombres decide realizarse algún tratamiento para mejorar su aspeto físico en algún momento de su vida? Siendo las operaciones de nariz, de párpados, liposucciones y reducciones de pecho las más demandadas entre el público masculino, aunque también hay muchos que deciden pasar por el quirófano para arreglar problemas de salud, realizarse implantes capilares o para intervenciones de distintos tipos de prótesis de gemelos, torácicas, glúteos o cuadríceps, y cirugías reparadoras. Entre el año 2000 y 2017 este tipo de operaciones han aumentado en un 30% y solamente el año pasado se llevaron a cabo 1,3 millones de operaciones de cirugía estética en hombres.

Los hombres se someten a este tipo de operaciones porque se preocupan cada vez más por su aspecto, especialmente las intervenciones de rinoplastia. Aunque, como decíamos antes, también hay muchos que lo hacen por motivos de salud, ya sea por un traumatismo o por una insuficiencia respiratoria por tener el tabique torcido. Siendo el perfil más habitual de paciente el de hombres de entre 35 y 55 años. Y cada vez se percibe una reducción de la edad hacia un público más joven que decide hacerse algunos retoques para deshacerse de los complejos o para parecerse más a los cánones de belleza actuales.

El deseo de verse mejor en medio de una invasión de imágenes de redes sociales en las que se ven cuerpos definidos y rostros perfectos hace que cada vez sean más hombres los que deciden someterse a este tipo de intervenciones para sentirse mejor consigo mismos en un mundo en el que la apariencia física se ha convertido prácticamente en sinónimo de éxito. Eso sí, mientras que los más jóvenes apuestan por liposucciones de torso para tener una cintura más marcada y resaltar los hombros, los más mayores se decantan por procedimientos antienvejecimiento.

Pero no sólo se someten a operaciones de cirugía estética, sino que también apuestan por tratamientos de medicina estética no invasivos que no requieren de postoperatorio, siendo los más frecuentes la infiltración de bótox, el estudio de patologías relacionadas con intolerancias alimentarias o la aplicación de factores de crecimiento. Desde el año 2000 los productos de relleno han aumentado en un 99% mientras que el bótox se ha incrementado en un 400%. Así pues, el estigma que se ha mantenido durante muchos años alrededor de los hombres de que las cirugías plásticas eran cosas de mujeres ha ido quedando en un segundo plano.

Fuente: https://mijasnatural.wordpress.com/2018/07/02/el-creciente-interes-de-los-hombres-por-la-cirugia-estetica-el-blog-de-todoestetica-com/