El fenómeno de los selfies está en pleno auge. Aprovechamos cualquier lugar, turístico o cotidiano, para hacernos este tipo de fotos y subirlas a las redes sociales. Con estas imágenes no solo decimos qué hacemos y dónde estamos, sino que además nos exponemos a diferentes opiniones, y por todo ello, una de las consecuencias observadas de esta tendencia fotográfica está siendo la realización de operaciones de estética.

“El fenómeno selfie está en constante aumento debido a que cada vez gastamos más tiempo con el móvil”, explica Ainhoa Placer, vocal de Comunicación y Redes Sociales de la Sociedad Española de Cirugía Plástica Reparadora y Estética (Secpre). “Estas fotos de uno mismo, con el brazo como distancia máxima normalmente, no son el mejor enfoque y distancia, y puede maximizar que determinados rasgos que no nos gustan de nosotros mismos se vean todavía peores”, comenta.

¿Cómo es el perfil de las personas que se operan por los selfies?

Las personas que optan por estas intervenciones quirúrgicas tienen un perfilparecido a cualquier otra demanda, aunque me atrevería a decir que, a lo mejor, con un poco más de inseguridad, ya que ha realizado una consulta por algo que ha visto en una foto y no le ha gustado, y no como en otros casos que se trata de un problema que molesta desde siempre”, especifica Placer.

De acuerdo a los datos de un informe difundido por la Secpre, a través de un cuestionario a los miembros de la institución, “una de cada 10 personas que recurre a la cirugía estética lo hace influida por los selfies”, especifica Placer, quien reconoce que no hay una “comparativa con estudios previos para poder decir cuánto ha aumentado esta demanda”, añade.

Con este tipo de operaciones el objetivo que se quiere alcanzar es “eliminar o mejorar aquello que la persona ha visto en el autorretrato realizado con el móvil, o selfie, y que no le ha gustado e incomoda”, indica la especialista en Cirugía Plástica, Estética y Reparadora.

En cuanto si a las personas que demandan estas operaciones se fijan o no en figuras como las influencers, la cirujana dice que lo hacen igual que en alguna artista, cantante o actriz. “Realmente de lo que estamos hablando es de la relación entre hacerse selfies, con o sin filtros, y por ese motivo objetivar alguna parte que no les gusta y demandar cirugía estética para mejorarlo”, señala Placer.

¿Cuáles son las intervenciones quirúrgicas más demandas?

“Las mayores demandas son de cirugía facial, ya que la cara es de dónde se hacen las fotos normalmente”, afirma Placer. En cirugía general, la experta habla de cinco operaciones de cirugía estética como las más solicitadas:

  1. Cirugía mamaria.
  2. Liposucción.
  3. Blefaroplastia (cirugía de los párpados).
  4. Rellenos con grasa autóloga.
  5. Rinoplastia.

El futuro de estas operaciones

Como consecuencia del habitual uso del teléfono móvil para hacer fotografías, Placer comenta que “puede ser que este fenómeno siga en aumento”.  Además, los filtros “hacen que nos veamos mejor, y habrá  gente que quiera parecerse al filtro con el que se hace el selfie, concluye la especialista.

Fuente: https://cuidateplus.marca.com/belleza-y-piel/medicina-estetica/2018/09/15/selfie-motivo-operaciones-167246.html