¿Quién no se aprendió de pequeño estos versos tan “cariñosos” que Quevedo le dedicó satíricamente a su gran coetáneo y rival, Francisco de Góngora? Los rasgos llamativos del físico de las personas siempre han sido objeto de burla de sus enemigos. Algo muy feo pero que, lamentablemente, siempre ha sucedido. El complejo de nariz grande, junto al de las orejas de gran tamaño, son los clásicos en las consultas. De hecho es una de las grandes motivaciones, junto a las estrictamente sanitarias, para pasar por quirófano. Veamos, de la mano del doctor Diego Tomás Ivanchich, en qué consiste una rinoplastia, cómo se hace y qué debes pensar antes de hacértela.

La rinoplastia es un proceso quirúrgico, cuyo fin es cambiar la forma o tamaño de la nariz, para conseguir una mayor armonía facial. También se realiza en casos de dificultades respiratorias. La operación la realizan tanto hombres como mujeres.

Si estás pensando en remodelar tu nariz, pero no estas aún del todo segura o seguro, te damos 7 razones por las que una persona se suele operar:

Si en su mayoría las principales razones son por pura estética, más del 80% de las personas se operan por este motivo. Con ello subimos nuestra autoestima y nos vemos más atractivos, pero hay que mantener la cabeza fría, no se puede esperar la perfección de la imagen que tenemos en nuestra cabeza.

1. Gibal dorsal: O la conocida nariz aguileña, es la razón más común por la cual los pacientes deciden operarse. Esta clase de nariz suele ser visualmente bonita de frente, pero a los pacientes no les gusta su vista de perfil, ya que el dorso de la nariz sobre sale más de lo normal. Parece fácil de solucionar, pero requiere de unas manos expertas y con experiencia en esta técnica.

2. Nariz de pinocho: Contar mentiras no evita que te crezca la nariz, pero sí que puedes reducir su tamaño. Al igual que la anterior intervención, también es preciso acudir a un médico especialista que conozca la técnica.

3. Ancha o no: Según el ancho del dorso, la punta y las fosas nasales, se podría reducir o aumentar el tamaño, dependiendo de lo que busque el paciente y de lo posible quirúrgicamente sin crearle problemas respiratorios.

4. Complejos: Todos tenemos algún que otro complejo, pero cuando este afecta de manera psicológica en tu día a día, en muchas ocasiones se recomienda una intervención para lograr mayor simetría o armonía.

5. Nariz torcida: Es prácticamente imposible conseguir una nariz completamente recta, son pocos los que han nacido con esa suerte. Pero en caso de tener una desviación del tabique nasal siempre se puede solucionar para buscar su máxima simetría facial.

6. Reparar daños: Los pacientes que han sufrido algún tipo de accidente o golpe, que cambio la forma de la nariz, suelen buscar recuperar su antiguo aspecto, para ello normalmente tienen que realizar intervenciones para reparar los daños y recuperar su aspecto estético.

7. Problemas respiratorios: Es muy molesto y a la larga puede generar problemas mayores, cada día son más las personas que acuden a intervenciones quirúrgicas para solucionar este tipo de problemas.

Fuente: https://www.larazon.es/familia/erase-una-vez-un-hombre-a-una-nariz-pegado-erase-una-vez-una-nariz-superlativa-FN18516425