Si no quieres sorpresas, opta por la calidad, la profesionalidad y por la seguridad médica.
Si no quieres sorpresas, opta por la calidad, la profesionalidad y por la seguridad médica.

Dos de las principales amenazas a la seguridad médica y a los resultados satisfactorios para los pacientes en el sector de la cirugía plástica y de la medicina estética son el intrusismo profesional y los tratamientos low cost.

Clínicas y turismo low cost en cirugía plástica

Periódicamente, algunas clínicas low cost de cirugía plástica lanzan promociones especiales en cirugías tan exigentes como el aumento de pecho o la rinoplastia. Hasta extremos de publicitar ofertas en España un 50% más económicas que la media en el sector.

En el caso del turismo estético low cost, existen ofertas de aumento de pecho con prótesis en países como Túnez que incluyen estancia en hotel de cinco estrellas y avión, por un precio que en España no llegaría a cubrir ni los gastos de los implantes y de hospitalización del paciente.

Según el dr. Ramón Calderón Nájera, actual presidente de SECPRE (Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética): “El low cost, que parecía una alternativa pasajera propiciada por las primeras crisis de los años 90 y las sucesivas de este comienzo de siglo y que no iba a afectar al sector de la cirugía plástica, sí se ha asentado debido a varios factores:

– La irrupción de grandes grupos empresariales en las que prima el factor economicista sobre el factor de seguridad médica. La gestión se basa en números y no en calidad y atención al paciente.
– El intrusismo profesional. Operaciones a menor precio realizadas por no especialistas en cirugía plástica, con los riesgos que ello conlleva.
– El turismo sanitario low cost en otros países, como el caso de Turquía en cirugía capilar.
– Todos estos aspectos unidos a otros factores como las crisis sucesivas, han hecho que incluso algunas clínicas pequeñas o cirujanos plásticos que operan en hospitales sin clínica propia se viesen arrastrados por la competencia de esas ofertas escandalosas”.

El mayor impacto en el sector de estética lo supone la competencia “desleal” desde algunos países sudamericanos, desde Marruecos, Túnez, Turquía o Líbano, e incluso desde España, apareciendo publicitados paquetes ocio-sanitarios a precios de ganga. Tenemos que ser conscientes de los altos riesgos de este tipo de turismo estético, que no tiene nada que ver con que un paciente de cualquier país se opere en otro por cuestiones de mayor seguridad, confianza o calidad asistencial. Desde FEMM no criticamos el turismo estético de calidad; sí el turismo sanitario low cost.

Esta combinación (viaje-ocio + estética low cost) supone un alto riesgo para la seguridad de los pacientes. Por ejemplo, existen serias sospechas de que en algunas clínicas centroamericanas y sudamericanas hay un mercado de prótesis de segunda mano, ya usadas: las quitan, las lavan, las esterilizan y las venden otra vez.

Intrusismo profesional en cirugía plástica

La intrusión profesional es otro aspecto que también influye en estos bajos precios. Existen aproximadamente 9.000 médicos en España que realizan intervenciones plásticas y estéticas sin haber cursado la especialidad. La liposucción es la intervención de cirugía estética más castigada por el intrusismo profesional en España. Y cuatro de cada cinco centros estéticos que se anuncian en Instagram no están homologados para realizar operaciones de cirugía estética.
Esto se traduce en el aumento considerable de segundas o terceras intervenciones para intentar arreglar el daño de las complicaciones derivadas de estas primeras cirugías low cost, tras ser operados por profesionales no acreditados o en centros no homologados.

El presidente de SECPRE nos recuerda que desde la sociedad llevan años desaconsejando someterse a cirugías y tratamientos de bajo precio, como los que se promocionan en Internet o los que van unidos al turismo sanitario low cost. Para el dr. Ramón Calderón, “este tipo de ofertas no suelen reunir los estándares de calidad, especialmente en relación a los materiales empleados, y pueden poner en riesgo la salud del paciente”.

Los cirujanos plásticos Carlos Gullón y Ramón Calderón en el Hospital Ruber Internacional.
Los cirujanos plásticos Carlos Gullón y Ramón Calderón en el Hospital Ruber Internacional.

En FEMM recomendamos

Nuestros pacientes entienden que deben pagar un precio adecuado por un servicio de máxima calidad”, comenta el dr. Carlos Gullón Cabrero, socio fundador de FEMM. “Saben que en el binomio calidad-precio, el concepto “valor” es fundamental; y están dispuestos a pagar el precio adecuado para obtener resultados naturales, satisfactorios, que cumplan sus expectativas y que le den una completa seguridad médica“.

En FEMM no escatimamos medios en dar el mejor y más seguro servicio:

Equipo médico: Un cuadro médico muy profesionalizado y con una gran experiencia. Todos nuestros cirujanos plásticos son miembros de SECPRE.

Centro hospitalario: Operamos en el Hospital Ruber Internacional, uno los mejores hospitales de España. Además los hospitales deben contar con salas de reanimación, UCI y banco de sangre. Y también habitaciones cómodas y adaptadas a las necesidades de estancia postoperatoria de nuestros pacientes.

Tiempo pre operatorio: Proporcionamos un tiempo mínimo de estancia preoperatoria, que permite preparar al paciente para la intervención, no solo a nivel médico, sino tranquilizándole y resolviendo cualquier duda que pueda asaltarle en esos momentos previos.

Tiempo post operatorio: Igualmente, respetamos unos mínimos tiempos de estancia post operatoria. No hacerlo puede implicar riesgos, como por ejemplo que a algunos pacientes se les abra la herida durante su viaje de vuelta en avión porque ésta no llega a cicatrizar; o que sufra mareos en su desplazamiento a su domicilio, entre otros.

Anestesista: Las cirugías estéticas deben realizarse bajo el estricto control de un anestesista durante todo el tiempo que dure la operación, manteniendo un anestesista por paciente en cada quirófano. Permitir que haya un anestesista atendiendo dos o más quirófanos debe considerarse una práctica de riesgo.

Sala de Reanimación: Si la operación se realiza bajo anestesia general, el paciente deberá pasar por la Sala de Reanimación Quirúrgica (UCI), como medida de seguridad, antes de regresar a su habitación con sus familiares.

Cirujano presente: Un criterio de calidad y seguridad médica implica que el cirujano que te va a operar te atienda personalmente, tanto en las consultas diagnósticas como en las revisiones post operatorias. Un cirujano plástico de prestigio no puede ni debe delegar el quirófano en ayudantes ni colaboradores, salvo comunicación previa y consentimiento expreso del paciente.

Aparatología y materiales: Utilizamos la aparatología médica y quirúrgica más avanzada; y usamos implantes homologados y de la máxima calidad. Hablando de salud y calidad de vida, nuestra opción es no escatimar nunca en recursos.

Cuidado con las ofertas veraniegas

SECPRE advierte de las ofertas económicas que suelen proliferar en esta época del año, en la que se incrementa el interés por la imagen personal, para la realización de intervenciones de cirugía estética sospechosamente baratas.

En definitiva, las ofertas de este tipo tratan las intervenciones quirúrgicas como meros productos de consumo, cuando se trata de servicios de salud en los que la seguridad del paciente debe ser siempre la primera prioridad, junto con la excelencia en la calidad del resultado. Seguridad y calidad pueden ponerse en riesgo cuando la suma de los costes de todos los recursos humanos y técnicos que participan en una intervención de cirugía estética es superior al precio ofertado.

Low Cost también en medicina estética

En el sector de medicina estética, si bien es más habitual que los centros y clínicas realicen ofertas puntuales, por ejemplo en tratamientos de aparatología para que los pacientes prueben nuevos servicios, tenemos que tener mucho cuidado con súper promociones muy suculentas en las que en realidad van a dar al paciente “gato por liebre”. Hablamos de ofertas que en muchos casos no podrían cubrir ni el precio de laboratorio de los productos que se anuncian.

El resultado es el de pacientes insatisfechos con el resultado, creando una imagen negativa del sector estético. El bótox es un producto eficaz y un medicamento insustituible. Por lo que te recomendamos que no te la juegues con lo que, quizás, no es bótox.

Tambíen aquí te puedes encontrar con un gran intrusismo, con centros que no tienen la autorización sanitaria. Exige siempre que el tratamiento te lo realice un médico estético autorizado; comprueba que utiliza los productos y en las cantidades convenidas; o si el producto empleado es un medicamento autorizado.

Vídeos relacionados:

© FEMM Cirugía y Medicina Estética

La entrada ESTÉTICA Y LOWCOST: Los pacientes de cirugía y medicina estética entienden que deben pagar un precio adecuado por un servicio de máxima calidad se publicó primero en FEMM Cirugía y Medicina Estética.

Fuente: https://www.femmcirugiaestetica.com/blog/estetica-y-lowcost/