¿Es posible un rostro rejuvenecido manteniendo un  aspecto natural sin pasar por el quirófano? Sí, te contamos cómo.

Los tratamientos de estética facial han evolucionado en los últimos años hasta conseguir perfeccionar el rostro de forma natural y no invasiva. Hoy en día, es posible lograr el mismo efecto que un lifting facial sin cirugía a través del tratamiento con hilos tensores.

¿En qué consiste este tratamiento facial?

El tratamiento con hilos tensores busca redefinir y tensar la piel del rostro a través de un procedimiento sutil y sin cirugía. De este modo, se logra un aspecto más joven de un forma mínimamente invasiva y sin apenas tiempo de recuperación.

Para lograr los mejores resultados y una mayor duración se utilizan los hilos tensores con conos, perfectos para reposicionar la piel del rostro de forma inmediata manteniendo un aspecto natural .

Estos hilos están fabricados con ácido poliláctico, un material ampliamente utilizado y conocido en la industria médica.

Este tratamiento funciona a modo de lifting facial sin cirugía actuando de dos maneras. En un primer momento, el doctor inserta los hilos tensores con conos en la zona que se desea redefinir. Aplicando una ligera tensión en la zona, logra reposicionar la piel del rostro y mejorar su tersura. Además, en segundo lugar, la aplicación de los hilos tensores provoca un efecto de producción natural de colágeno.

El colágeno es la sustancia natural que estimula la firmeza y tersura de la piel . Con el paso de los años, nuestro cuerpo ralentiza su producción, siendo la causa de varios signos de envejecimiento. A través del este tratamiento facial, es posible actuar en la producción natural de colágeno de forma gradual. De este modo, se logra un aspecto rejuvenecido en el rostro.

Resultados de los hilos tensores con conos: un lifting facial sin cirugía

A través de este tratamiento, se combaten los signos del envejecimiento facial de un modo natural, sin reposo y sin la cirugía necesaria para un lifting.

Los efectos probados del tratamiento con hilos tensores incluyen:

– El reposicionamiento de la piel en zonas como pómulos o cejas.

– La redefinición de la mandíbula. La piel de alrededor de la línea mandibular tiende a presentar un aspecto colgante. Gracias a este tratamiento se puede combatir este signo de envejecimiento claro, con unos resultados inmejorables.

– El rejuvenecimiento de la piel del cuello. A través de los hilos tensores con conos, es posible lograr un aspecto más joven del cuello, gracias al efecto de estiramiento y lifting facial que se consigue.

– Una piel más tersa y elástica. El tratamiento contribuye igualmente a estimular la creación de colágeno natural en la piel.

Se trata de un efecto que aparece de forma gradual tras el procedimiento y que contribuye de forma definitiva a recuperar un aspecto joven en el rostro.

El tratamiento con hilos tensores nace fruto de años de investigación, patentado en EEUU y sometido a numerosos controles sanitarios. Además, se ha practicado en cientos de miles de pacientes, garantizando la seguridad y los resultados óptimos del procedimiento.

¿Quieres saber más sobre el lifting facial sin cirugía del que todos hablan?

Busca un profesional de medicina estética que pueda aconsejarte sobre este innovador tratamiento. Como siempre, infórmate bien antes de realizarte cualquier tratamiento de medicina estética.

Fuente: https://www.miclinicaestetica.com/destacado/hilos-tensores-lifting-sin-cirugia/