Boris Izaguirre en el ‘photocall’ de la cena de nomidados de Los40 Music Awards GTRES.

A lo largo de sus más de 30 años de carrera en televisión, ha hecho de todo: escribir los guiones de culebrones como La dama de rosa y Rubí; convertirse en comentarista para luego dirigir y presentar programas. Ahora Boris Izaguirre (52) se ha animado a demostrar sus dotes culinarias en la nueva edición Masterchef Celebrity que está emitiendo TVE. Además de los roces entre sus compañeras Carmen Lomana y Antonia Dell’Atte en el concurso, el venezolano ha hablado con LOC sobre cirugía estética y su próximo proyecto televisivo durante su asistencia la reciente cena de nominados de Los 40 Music Awards.

¿Qué tal canta usted?
Muy mal. Se me da muy mal, lamentablemente.
Lo que hace bien es cocinar. En el arranque ‘Masterchef Celebrity’ se marcó un buen risotto, aunque su aspecto no convenciera demasiado.
No quedó tan feo. Yo creo que esas cámaras son manipuladoras y retratan mejor unos platos que otros.
¿Cómo valora su paso por el programa?
Estoy encantado. Pero no puedo hablar mucho de él, lamentablemente.
Al menos, ¿cómo se está viendo?
Como que realmente tengo que dar el salto cuantitativo de Maribel Yébenes y Enrique Monereo de una vez -se ríe después de mencionar al cirujano plástico, por cuya consulta han pasado ya Alaska, Mario Vaquerizo y Vicky Martín Berrocal-.
¿Se quiere operar?
Vamos a ver cómo queda Carmen [Borrego].
¿De qué se operaría?
Como todo el mundo, pienso que la papada es importantísima. Desde luego. Uno siempre cree que no tiene papada hasta que llega el día en el que te das cuenta que tienes. No me gustaría llegar a ese día, me gustaría prevenirlo. Pero yo hago muchas cosas con Maribel Yébenes e hice muchas cosas con Enrique, aunque no faciales. Con Enrique no he dado ese paso.
Con el doctor Monereo se hizo una lipoescultura, ¿verdad?
Una liposucción. Fue en el año 2004 y me ha venido muy bien. Enrique dice que es la liposucción más milagrosa, la más duradera.
En ‘Masterchef Celebrity’ hemos visto un duelo de divas, Carmen Lomana y Antonia Dell’Atte. ¿Cómo lo ha vivido?
Muy cerca -se ríe-. No sé por qué. No sé qué tipo de imán fue atrayéndome a esa…
Sí, porque le pilló en medio.
Todo el tiempo. Es asombroso. Es chocante lo cerca que he estado.
¿Usted se posiciona?
¿Cómo voy a hacerlo? Son dos damas maravillosas, estupendas… La verdad yo creo que yo, que hacen una especie de risotto y boloñesa al mismo tiempo. Hay que estar entre las dos en ese momento. Yo notaba que mucha gente envidiaba mi habilidad porque en el fondo es una habilidad.
Usted, que fue guionista de telenovelas, estará fascinado con las peleas de gatas que hay en el programa.
Pero no son gatas. Olvídate. Éstas pueden ser toros también.
Antonia Dell’Atte afirma en una revista que iba a denunciar a sus compañeros por ‘mobbing’
Lo he leído, pero me da la impresión de que esas declaraciones se han sacado de contexto y yo creo que es la clave de humor de Antonia. Ella tiene muchísimo humor. Lo insólito es que poca gente se da cuenta que lo tiene, ¿sabes? Tiene ese tipo de humor que es tan bueno, tan bueno, tan bueno que crees que no es humor.
¿Ha hablado con ella después de la publicación de estas declaraciones?
Me gustaría hablar con ella para hablar de su sentido del humor.
Y por si le va a demandar o no…
Nooooo. Si me demanda, seguro que eso lo resolvemos en un pollito y un risotto divino.
¿Qué opina su marido de su participación en ‘Masterchef’? -lleva casado con el interiorista gallego Rubén Nogueira desde 2006-.
Está muy orgulloso de mí. En serio, de verdad. Creo que este programa ha hecho algo buenísimo para mí, algo diferente, nuevo… Me ha como mejorado como persona.
En el arranque del concurso usted dijo que un plato le había quedado demasiado gay, unas palabras que fueron muy comentadas
Lo que yo dije es que era una mariconada el emplatamiento o el emplatado. Creo que está totalmente sobrevalorado el aspecto de una comida, cuando estamos todos luchando por comer mejor. Me parece una mariconada.
Pues hay quien le ha criticado por utilizar ese término.
¿Por qué? Igual que decirle a un gay “maricón”, que durante mucho tiempo fue un insulto y ahora es una cosa que tiene mejorar. ¿Me entiendes?
Antes de verano tenía previsto regresar en Miami, pero sigue en España.
Me vuelvo a Miami a finales de octubre, pero voy a hacer un programa nuevo también con Shine -productora de ‘Masterchef’- que se llama Sí quiero ese vestido. Estoy muy entusiasmado con este proyecto para Dkiss. La idea es que yo sea como el hombre en el cual apoyarse, golpear, morder… Intentar seducir en ese momento tan crucial para una mujer que es la elección de un vestido de novia. Por ejemplo, me hubiera gustado ayudado a elegir a mi amiga Paulina Rubio, que se puso dos vestidos. Con ella, empezó la moda de tener un traje para la boda y otro para la fiesta.