Jennifer Pamplona luce orgullosa su trasero esculpido a base de...

Jennifer Pamplona luce orgullosa su trasero esculpido a base de bisturí. @jenniferpamplona INSTAGRAM

Con tan sólo 25 años Jennifer Pamplona ha desfilado para Versace, cuenta con su propia empresa de cosméticos, va a estrenar su primera canción en Hollywood y está acabando de escribir su primer documental que será estrenado en televisión a lo largo del próximo año.

Sin embargo, por lo que es conocida esta joven brasileña con casi 300.000 seguidores en Instagram es por su adicción a la cirugía estética. Una peculiar obsesión que nunca ha tratado de esconder y de la que se ha servido para alcanzar la fama. Tanto es así que esta será el eje central de ese documental del que conversa con FCINCO y que promete levantar no pocas ampollas.

En él, entre otras cosas, se hablará de su inevitable comparación con una de las mayores celebrities del showbiz estadounidense como Kim Kardashian. Un personaje al que la paulista “ama” y “admira” hasta el punto de considerarla “un ejemplo” en muchos aspectos. Entre otros en todo lo que tiene que ver con el cuidado extremo de una imagen esculpida a golpe de quirófano.

Porque si la pequeña de las Kardashian ha pasado por chapa y pintura en innumerables ocasiones para retocar su nariz, su dentadura, su pecho, su trasero, ponerse bótox y hacerse tratamientos de electrólisis, Pamplona no ha querido ser menos echando mano del bisturí para cambiar su nariz, su barbilla, sus pómulos, sus pechos, inyectarse botóx, hacerse liposucciones e incluso extraerse cuatro costillas para acentuar su cintura. Así hasta 20 cirugías.

De todas ellas la que más está dando que hablar es la que Jennifer se ha realizado recientemente en las piernas y los glúteos, donde esta presume haberse inyectado más de 2 kilos de grasa para superar, al menos en dimensiones y curvatura, a la protagonista de Keeping up with the Kardashians. Una obra firmada por el famoso cirujano turco Dr. B al que la maniquí acudió con la intención de dar forma y agrandar un trasero maltrecho tras incontables inyecciones de silicona. Después de experimentar algunos problemas de circulación en sus posaderas, aceptaba someterse a un innovador tratamiento cuyo resultado no ha podido ser más satisfactorio para la sudamericana.

Para llevar a cabo esta operación, el considerado por muchos como el mejor cirujano estético especializado en nalgas de todo el mundo, hizo servir 2.000 gramos de grasa sobrantes de otras partes del cuerpo de la brasileña para recolocarlas en su trasero. Una intervención de la que Pamplona se muestra especialmente orgullosa y que le ha servido para conseguir una anatomía con la que finalmente se siente “a gusto”.

Medio millón de dólares para ser la doble de Kim Kardashian

Parecerse a Kim, a quien la modelo reconoce haber utilizado como “inspiración”, le ha costado casi 500.000 dólares. Una importante cantidad de dinero que la influencer considera “una inversión de vida” ya que gracias a su actual imagen y lo que ella le ha reportado por fin puede decir que es “feliz”. Algo que esta llegó a pensar no podría volver a afirmar tras pasar muchos años sumida en una profunda depresión como consecuencia del bullying al que fue sometida de pequeña como consecuencia de su extrema delgadez.

Tras un primer cuarto de siglo de vida de lo más intenso en el que, entre otras cosas, ha tenido que superar la muerte de la que fuera su pareja, Celso Santebane, conocido en Brasil como el Ken humano, Pamplona está lista para estrenar Mi adicción a la cirugía plástica. Antes, manifiesta a FCINCO, podría visitar Marbella con motivo de su cumpleaños durante este mes de agosto. Su intención, tras conquistar los medios en Sudamérica y Estados Unidos, es hacer lo propio en Europa empezando por España.