Si creíamos haberlo visto todo en tendencias estéticas, ahora llega el aumento de labios con múltiples picos y formas extrañas. Los devil lips u octopus lips son, en palabras del Dr. Leo Cerrud, experto en medicina estética, “la última sinrazón” (originada al parecer por un cirujano plástico ruso). “La boca, desde el punto de vista estético, tiene una forma específica que transmite felicidad, tristeza, enfado, asombro, sensualidad, etc. Si alteramos la forma del arco de cupido y llenamos de aristas el perfil obtendremos un efecto antinatural que además, pueden dejar secuelas permanentes: deformidades del perfil, cicatrices, pérdida del contorno y de la definición, de sensibilidad, inflamación, alteraciones en la función motora o infección”. De las fotos publicadas en Instagram, el experto cree que “ese efecto es difícil de conseguir solo con infiltración de ácido hialurónico, parece que también hay maquillaje y fotoshop”.

Pinterest

Los labios, a lo largo de la historia

 

Atrás han quedado por suerte materiales indeseables y permanentes como la silicona líquida, que tanta deformidad provocó hace décadas. El relleno con ácido hialurónico, sustancia que posee el propio organismo, es uno de los tratamientos más demandados en la actualidad: según la SEME (Sociedad Española de Medicina Estética) en 2018 se realizaron en España más de 80.000 procedimientos. “La boca se ha llevado pequeña en los años 20, los labios finos (casi imperceptibles) en los 30, naturales en los 40, sensuales y maquillados de los 50 a los 80 y desproporcionados en la segunda mitad de los 90 y primeros años del nuevo milenio. Hoy en día el aumento de labios vuelve a ser uno de los procedimientos más solicitados y aunque hay quien prefiere resultados exagerados prima la naturalidad, y por suerte es lo que suelo ver también en mi consulta”. Según el experto, cada vez son más las jóvenes que demandan esta técnica.

Aumento, hidratación o perfilado

El ácido hialurónico es un material biocompatible, reabsorbible, seguro y no genera rechazo. “Existen diferentes hialurónicos en función del objetivo: aplicados en la mucosa aumentan el volumen o hidratan y añaden turgencia; en el perfil, redibujan el arco de cupido o lo levantan si necesita proyección. Todo depende de la reticulación del hialurónico y de la técnica del profesional”. En cualquier caso, más allá del tradicional aumento, hoy en día las opciones son múltiples: hidratar, rejuvenecer, proyectar, corregir (en el caso de asimetrías) o perfilar.

¿Aguja o cánula?

”Aunque pueden utilizarse ambas, la ventaja de la aguja es que es más precisa, y la de la cánula es que resulta menos traumática y evita los morados. Yo personalmente utilizo agujas de diferente calibre para el perfil y para la mucosa. Lo importante es respetar la forma natural y embellecerla, no transformarla, así como elegir un volumen proporcionado y en armonía con el resto de las facciones. Yo tengo una técnica propia que se basa en dos puntos de infiltración para la mucosa y 4 puntos para el perfil”.

Fuente: http://expertosenmedicinaestetica.es/labios-alerta-ante-la-peligrosa-tendencia-devil-lips/

Lectura recomendada por la Dra. Patricia Gutiérrez Ontalvilla.