Cada día son más comunes las cirugías con fines estéticos alrededor del mundo, y España ocupa el quinto lugar entre los países donde se realizan más cirugías de esta clase. Además, el país cuenta con personal altamente calificado, por lo que cada vez más personas, tanto mujeres como hombres recurren a ellas, con el fin de mejorar su imagen corporal y aumentar la seguridad en sí mismas. Estas son las cirugías estéticas más demandadas.

Aumento de pecho

Ésta representa la cirugía estética más común en España y aproximadamente se realizan unas 16.000 intervenciones por año, por lo que cada vez son más las clínicas especializadas en el área. El aumento de pecho o mamoplastia consiste en incorporar implantes en las glándulas mamarias para generar volumen, aumentando así la talla del pecho. Y en los últimos años se ha vuelto popular una forma menos invasiva de este tipo de cirugía, la operación de pecho vía axilar.

Este método innovador es preferido por muchas personas porque aporta múltiples ventajas, como las cicatrices ocultas en el pliegue de la axila que se van haciendo imperceptibles con el tiempo, una mayor libertad para que el paciente elija el tipo de prótesis que desea utilizar, disminuye la posibilidad de la formación de seromas, hematomas y contractura capsular y un menor riesgo de infecciones. Además, con esta técnica el dolor postoperatorio se reduce considerablemente, por lo que la recuperación resulta más rápida.

Rinoplastia

La rinoplastia es la segunda cirugía estética más popular en España entre personas de 20 a 45 años de edad. El 80% de las operaciones de nariz son realizadas con la finalidad de mejorar la apariencia y obtener equilibrio y armonía entre los rasgos faciales. Este es un procedimiento avanzado que posibilita la reducción de una nariz prominente, esculpir el puente nasal, reducir el tamaño de las fosas nasales o tratar afecciones como la hipertrofia de cornetes o la desviación de tabique.

El procedimiento pueden durar en promedio de una a dos horas y es llevada a cabo con anestesia general. Existen dos formas de rinoplastia, la abierta y la cerrada. La primera permite visualizar y exponer completamente el esqueleto nasal, pero produce una pequeña cicatriz y un mayor edema. La cerrada se realiza a través de las fosas nasales, sin necesidad de realizar incisiones visibles en la piel. La fase de recuperación del paciente suele abarcar una semana, tiempo en el cual es necesaria la utilización de una férula nasal.

Lifting facial

Con el fin de disminuir los signos visibles del envejecimiento, el lifting facial es otra de las operaciones más demandadas entre personas mayores de 45 años de edad. Al envejecer se manifiesta una disminución de la elasticidad de la piel, la cual se agrava con factores externos como la exposición solar, el estrés, la gravedad, agentes contaminantes y la exposición prolongada a los rayos UV. La mayor parte del daño se ve reflejado en el área del cuello y rostro, produciendo flacidez y un aspecto envejecido.

Por ello, el lifting facial permite una apariencia en la piel más joven y fresca al tensar las fibras elásticas. En algunos casos consiste en realizar una incisión en el cuero cabelludo para elevar las cejas y eliminar las arrugas frontales. En otros casos se realiza una extracción de grasa para disminuir las arrugas o se inyectan vitaminas, ácido hialurónico o colágeno.

Lipoescultura y abdominoplastia

La lipoescultura consiste en eliminar el exceso de grasa o tejido adiposo de determinadas zonas del cuerpo mediante la extracción con una cánula o jeringa conectada a una máquina que succiona este tipo de contenido. Es aplicada en personas que presentan sobrepeso y se lleva a cabo con el fin de lucir una figura delgada y esbelta. Previo al procedimiento, se puede utilizar ultrasonido o láser para desprender y disolver la grasa, lo que facilitará su extracción durante la cirugía.

Habitualmente la lipoescultura es llevada a cabo en zonas como el abdomen, muslos, caderas y brazos. Es posible utilizar parte de la grasa extraída para colocarla en otras zonas corporales, por ejemplo en el pecho y glúteos, con el fin de crear un mayor volumen, lo que es conocido como lipoescultura o lipotransferencia.

La abdominoplastia es otra de las operaciones que ha ganado gran popularidad, tanto en hombres como en mujeres. El deseo de tener un abdomen plano y firme impulsa a muchos a someterse a este tipo de cirugía. Es compleja y requiere de estudios previos para determinar si realmente es necesaria y factible de realizar en el paciente. Consiste en una reconstrucción de la pared abdominal en la cual se elimina el exceso de grasa y piel y se tensionan los músculos del abdomen.

Al realizar cualquier tipo de cirugía estética, la salud del paciente debe ser lo más importante. Por eso, lo más recomendable es acudir a expertos en el área para obtener los resultados deseados sin complicaciones ni inconvenientes.

Artículos relacionados:
Reportaje Vanitatis: “Vaginas de diseño”: el auge de la cirugía vaginal

Fuente: https://larepublica.es/2018/10/05/las-cirugias-esteticas-mas-demandadas-espana/