Las nuevas reglas con las que se harán las mamografías a mujeres con senos densos

A ninguna mujer del mundo le gusta hacerse mamografías pero son una prueba necesaria y una gran ayuda para la prevención de enfermedades. Ahora bien, ¿y si realmente la prueba no fuera efectiva al cien por cien? La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) ha propuesto que los médicos deben notificar a las mujeres de senos densos que esto podría afectar a la precisión de las mamografías.

Los estudios parecen indicar que existe una relación entre el cáncer de mama y la densidad del pecho. Quizá también tenga que ver con el hecho de que hay una mayor dificultad de encontrar tumores en las pruebas de aquellas mujeres con senos densos, por lo que podrían hablar con sus médicos para realizar pruebas adicionales con el fin de detectar la enfermedad.

Muchas mujeres no lo saben, pero la densidad de los senos no tiene nada que ver con su tamaño o firmeza. Esto solo se aprecia verdaderamente en las pruebas, si tienes mucho tejido fibroso o glandular sin tanta grasa, significará que tienes más densidad. Si descubres que lo tienes, habla con tu médico, pues además de mamografías podrían hacerte ecografías e imágenes de resonancia magnética. Lo que se busca es la prevención.

Aproximadamente una de cada ocho mujeres sufrirá cáncer de mama a lo largo de su vida

“La propuesta tiene como fin comenzar a utilizar una serie de adelantos importantes como un mayor uso de herramientas de detección digital 3D y la necesidad de un informe más aclaratorio sobre la densidad mamaria“, dijo Scott Gottlieb, de la FDA, en una declaración a la prensa. Además, estos cambios permitirían a la FDA notificar directamente a los pacientes y a sus proveedores de atención médica si un centro no cumple con los estándares de calidad o si es necesario repetir una prueba.

¿Es verdad que la densidad mamaria podría estar relacionada con la probabilidad de enfermar de cáncer? Lo que está claro es que es más difícil diagnosticar y, por tanto, prevenir. En las mamografías el tejido mamario denso se ve blanco. Las masas o tumores de los senos también lucen del mismo color, por lo que la densidad del tejido puede ocultarlos. Por el contrario, el tejido graso se ve casi negro. Sobre un fondo oscuro es más fácil identificar un tumor que se ve blanco.

La mama densa, según los estudios, aumenta entre dos y seis veces el riesgo de desarrollar cáncer y el desconocimiento de las mujeres también es un factor a tener en cuenta. No es la primera vez que se advierte de esto. Hace años, la activista americana Nancy Capello decidió llevar su lucha a 36 estados: la mamografía no descubrió que tenía un tumor maligno, por lo que comenzó una campaña para exigir una divulgación más completa a las mujeres sobre los resultados y limitaciones de la prueba. Murió en noviembre de 2018 por complicaciones en el tratamiento de su cáncer.

La densidad mamaria aumenta entre dos y seis veces el riesgo de desarrollar cáncer, y este es más difícil de diagnosticar con las pruebas

.El cáncer de mama es el tumor más frecuente en las mujeres occidentales. En España se diagnostican alrededor de 32.825 nuevos cánceres de mama al año, y solo es superado por los de pulmón, estómago y colorrectales. La mayoría de los casos se diagnostican entre los 35 y los 80 años, aunque es el rango entre los 45 y los 65 años de edad el que más casos registra. Aproximadamente una de cada ocho mujeres sufrirá esta enfermedad a lo largo de su vida.

Aunque no se puede prevenir completamente, los últimos estudios sí que han demostrado que se puede reducir el riesgo de padecerlo realizando ejercicio físico de forma regular (al menos cuatro horas a la semana), evitando el sobrepeso y la obesidad tras la menopausia y el consumo regular de alcohol. Y, por supuesto, realizando estas pruebas que sirven para detectar cualquier clase de problema.

Fuente: https://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2019-04-05/reglas-mamografias-mujeres-senos-densos_1924322/