beneficios de la toxina botulínica

La toxina botulínica es una neurotoxina que se utiliza en diversos ámbitos de la Medicina para tratar numerosos problemas. Dentro del área de la Medicina Estética, el tratamiento con toxina botulínica es uno de los más demandados debido a su efectividad para tratar las arrugas dinámicas.

Las arrugas dinámicas son aquellas líneas de expresión profundas que
surgen al realizar movimientos gestuales. Por esta razón, se las considera
arrugas de expresión porque se forman con el paso del tiempo por la acción
continuada de los músculos de ejercer determinada expresión al reírnos, llorar, asombrarnos, asustarnos, etc.

¿Cuáles son los beneficios de la toxina botulínica?

La toxina botulínica tipo A es la que se utiliza en los tratamientos
estéticos para combatir las arrugas y líneas de expresión.  Esta sustancia es una proteína que, a pesar de lo que la sabiduría popular cree, no tensa ni paraliza los músculos faciales sino que los relaja. Esta acción de relajante
muscular
es temporal y hace que los músculos que forman las arrugas
disminuyan su actividad y, por tanto, las arrugas se eliminen.

Entre sus beneficios además de relajar la acción de los músculos inhibiendo su contracción, también se encuentra el control de la sudoración. La toxina botulínica se utiliza también como tratamiento de la hiperhidrosis de las axilas, la palma de las manos y la planta de los pies.  Esto se consigue mediante la relajación del músculo excretor de las glándulas que producen el sudor. Además, también se utiliza habitualmente en el tratamiento de otros problemas médicos como los dolores de cabeza, la incontinencia, el acné o el estrabismo, entre otros.

Dentro de la Medicina Estética, la toxina botulínica no solo es una solución idónea para frenar la progresión de las arrugas dinámicas sino que, además, previene la aparición de arrugas cuando se aplica en pieles jóvenes. De hecho, cada vez se extiende más el uso de este tratamiento estético como técnica preventiva en personas de 30 años que desean evitar las arrugas pronunciadas en el futuro.

Los resultados de este tratamiento de rejuvenecimiento facial son visibles casi de forma inmediata aunque su máxima expresión siempre será a la semana o semana y media de su aplicación. Los efectos que produce son una piel tersa y uniforme y, normalmente, se mantienen durante un tiempo de cuatro a seis meses. Tras dicho período es recomendable volver a aplicar el tratamiento para obtener un resultado óptimo y duradero en la piel.

Otro de los beneficios de la toxina botulínica es precisamente el efecto
educador
que puede tener sobre la piel. Esto quiere decir que aunque se
debe aplicar cada cuatro o seis meses para controlar las arrugas, lo cierto es
que con el paso del tiempo las aplicaciones pueden prolongarse más porque la musculatura facial no vuelve a contraerse de la misma forma que al inicio.

La toxina botulínica ofrece muy buenos resultados y amplios beneficios sobre la piel. Sin embargo, lo primordial para conseguirlo es que sea siempre un tratamiento realizado por un médico estético que cuente con la experiencia y la formación necesaria. Sólo un experto en este tipo de tratamientos sabe cuál es la dosis adecuada para cada caso y las zonas donde debe aplicarse ya que, de lo contrario, se podría producir algún efecto no deseado por exceso de sustancia.

En Cosmédica somos expertos en tratamientos de rejuvenecimiento facial y contamos con un equipo médico cualificado y experimentado. Por esta razón, podremos asesorarte para que consigas el rostro joven y terso que deseas.

La entrada Los beneficios del tratamiento con toxina botulínica aparece primero en CosMédica.

Fuente: https://www.cirugiacosmedica.com/beneficios-de-la-toxina-botulinica/