¿Cuál es el tratamiento facial más adecuado para cada edad?

Existen numerosos tratamientos de Medicina Estética que pueden aplicarse a múltiples edades. Aquí te mostramos los más adecuados para cada etapa de la vida ya que cada edad tiene unas características cutáneas asociadas.

A los 20 años

Lo primordial que hay que tener en cuenta es que aunque nos apliquemos algún tratamiento estético la mejor forma de mantener una piel saludable y bonita es empezar a cuidarla desde el interior. Esto significa que una dieta equilibrada junto a beber la cantidad necesaria de agua diaria y realizar ejercicio de forma regular son factores muy influyentes en el aspecto de nuestra dermis.

Aparte de adquirir hábitos saludables, es cierto que en esta época de la vida la piel aún no se ha resentido por lo que normalmente no tenemos problemas de flacidez ni arrugas. Durante este periodo es habitual presentar otro tipo de problemas como cicatrices, acné o manchas.

Para paliarlos durante la veintena se puede utilizar tratamientos como el peeling que está especialmente indicado para exfoliar la piel y corregir manchas y cicatrices del acné. Otro tratamiento estrella para esta década es la mesoterapia de vitaminas ya que aporta luminosidad e hidratación a la piel.

A los 30 años

Durante esta década es cuando la piel comienza a presentar los primeros signos del envejecimiento cutáneo. Para evitar que las pequeñas líneas de expresión vayan a más o bien para evitar su aparición temprana es posible aplicar tratamientos estéticos preventivos.

En este caso podemos hablar de rellenos faciales superficiales o de baja reticulación, cócteles de vitaminas para potenciar el efecto de los rellenos, peeling medios para corregir imperfecciones, plasma rico en plaquetas (PRP) para mejorar la textura de la dermis e incluso la aplicación de toxina botulínica para prevenir la aparición de las arrugas de la zona del alrededor de los ojos.

A los 40 años

Durante esta etapa de la vida es indispensable mantener la piel saludable y cuidarla y protegerla porque es la antesala a la edad madura por lo que es el momento clave para llegar a una edad mayor con la piel perfecta.

Para lograrlo además de llevar un estilo de vida saludable y cuidarse la piel con cremas específicas antiedad, existen tratamientos estéticos idóneos para mejorar la piel. Así, durante los 40 años se tiende a perder tonalidad y firmeza en los tejidos por lo que aplicar rellenos faciales de mayor reticulación como el ácido hialurónico y también la infiltración de toxina botulínica puede ser muy recomendable. Además de ello, se pueden aplicar peelings profundos y plasma enriquecido en plaquetas para fomentar la formación de colágeno y activar la regeneración celular de los tejidos.

A los 50 años

A partir de los 50 años son muchos los factores que influyen en el aspecto de la piel. La menopausia, los cambios hormonales, la pérdida progresiva de colágeno, ácido hialurónico, etc. Estos factores hacen que la piel tienda a deshidratarse con mayor facilidad además por lo que se acelera la aparición de surcos y arrugas profundas.

Para conseguir combatir estas arrugas y la falta de tono de la piel que normalmente producen líneas de expresión profundas en los surcos nasogenianos, la frente, el entrecejo, las patas de gallo y el código de barras, existen tratamientos específicos.

De esta forma, durante esta década se recomienda el uso de infiltraciones de ácido hialurónico de alta reticulación y densidad así como la combinación de estos con la toxina botulínica. También se pueden combinar estos tratamientos con la aplicación de ultrasonidos, tratamientos con láser rejuvenecedor, hilos tensores para devolver la firmeza a la piel, etc.

A partir de los 60 años

Aunque parezca que en esta década ya no se pueden solucionar los problemas estéticos de la piel, no es cierto. La aparición de arrugas profundas en la piel del rostro puede solucionarse con tratamientos con ácido hialurónico combinados con toxina botulínica. Estos son los más exitosos debido a sus buenos resultados.

Sin embargo, también es posible mejorar el aspecto de dichas arrugas con hilos tensores. Además de los tratamientos de Medicina Estética, a partir de los 60 años es una época en la que si existen arrugas muy profundas y una flacidez grande también se recomiendan determinadas cirugías estéticas.

En estos casos normalmente se aplica la blefaroplastia o cirugía de párpados en combinación con toxina botulínica para rejuvenecer de forma notable la mirada. Además de ello, si la flacidez afecta al cuello, la papada y los pómulos también se puede realizar un lifting facial o minilifting facial para corregir esas arrugas y la pérdida de tono.

¿Tienes dudas sobre tratamientos estéticos faciales? En Cosmédica contamos con un equipo experto en Medicina Estética y especialista en Cirugía Plástica que te asesorará para recomendarte el mejor tratamiento para tu tipo de piel y los objetivos que quieras conseguir. Llámanos a una de nuestras clínicas estéticas en Las Palmas de Gran Canaria, Tenerife o Málaga y te atenderemos de forma totalmente personalizada.

Fuente: https://www.cirugiacosmedica.com/tratamientos-esteticos-edad/