Todos hemos escuchado alguna vez que no debemos creer todo lo que leemos en internet. Ahora, a esta popular frase se le suma otro factor, el de la visualización. Por lo tanto, no todo lo que leemos o vemos por la red es cierto. Y como para muestra, un botón: los vídeos de cirugía estética que corren por YouTube. Estos vídeos pueden ser técnicas engañosas de márketing y pueden llegar a dar malos consejos a los usuarios que buscan información sobre este tipo de prácticas quirúrgicas. Así lo recoge un estudio publicado esta semana en la revista JAMA Facial Plastic Surgery.

 

En el primer estudio de este tipo, los investigadores de la Universidad de Rutgers en Nueva Jersey examinaron la tendencia de la gente en la era digital de visualizar el contenido de YouTube como información sobre procedimientos médicos. La investigación implicó ver los 240 vídeos más vistos, con un total de 160 millones de visualizaciones, sobre cirugía estética de la plataforma. Un contenido que salió a la luz a partir de la búsqueda de 12 palabras clave como “estiramiento facial”, “aumento de labios”, “rinoplastia” o “otoplastia”.

 

El estudio

Los videos investigados salieron a partir de la búsqueda de 12 palabras clave como “estiramiento facial”, “aumento de labio” o “rinoplastia”

Posteriormente, según livesicence.com, los encargados de llevar a cabo el estudio evaluaron los vídeos en busca de información objetiva y de contenido de calidad, a partir de un cuestionario que evalúa la fiabilidad y la calidad de la información sobre salud. El equipo también examinó vídeos de YouTube para comprobar la presencia de los médicos y especialistas. Los resultados fueron sorprendentes: incluso aquellos vídeos realizados con un fin educativo por profesionales certificados de la medicina podrían tener parte de márketing.

“Los pacientes y los médicos que usan YouTube para objetivos relacionados con una educación deberían ser conscientes de que estos vídeos pueden presentar información parcial así como estar desequilibrados en cuanto a la evaluación de los riesgos y los beneficios”, explica el doctor Boris Paskhover, profesor asistente en la Facultad de Medicina de la Universidad de Rutgers.

 

 

Youtube

El equipo también examinó videos de YouTube para comprobar la presencia de los médicos y especialistas

Un estudio previo de la Universidad Northwestern descubrió que aproximadamente el 26% de las publicaciones más populares de Instagram sobre cirugía estética estaban compartidas por cirujanos que no estaban certificados en esta especialidad. Es decir, eran cirujanos generales, dermatólogos, ginecólogos o médicos de familia. La investigación afirmó, también, que alrededor del 67% de este contenido era márketing. Ambos estudios hacen hincapié en la importancia de tener precaución con los vídeos relacionados con la cirugía plástica.

La investigación de la Universidad Northwestern afirmó que alrededor del 67% de las publicaciones de cirugía estética en Instagram era márketing

 

 

Fuente: https://www.lavanguardia.com/tecnologia/20180818/451343139582/youtube-publicidad-enganosa-cirugia-estetica-estudio-redes-sociales-tecnologia-portada.html