Mamas tuberosas: la operación más personal de cirugía de pecho

Mamas tuberosas: la operación más personal de cirugía de pecho

Una cirugía de mamas requiere de un cirujano con experiencia y pericia. Pero aún más, si cabe, si se trata de corregir unas mamas tuberosas que surgen en la adolescencia.

​Si tuviéramos que definir qué son las mamas tuberosas la definición más fiel sería la de: pechos que crecen demasiado rígidos y no de forma redondeada, sino solo hacia adelante, adoptando forma de “tubo”. O que son estrechos y están extremadamente separados, siendo muy pequeños o llegando a caer sobre el tórax. Esto ocurre en casos extremos, pero también puede haber mamas tuberosas que no lo parezcan. Y también en estas ocasiones el cirujano va a necesitar corregir la forma de la mama a la hora de introducir una prótesis.

Esta intervención puede requerir, por tanto, cualquier tipo de prótesis, y el cirujano debe estar familiarizado con todas o la mayoría de ellas. Por eso hemos querido que un especialista reconocido, la Dra. Nélida Grande, nos explique en qué consiste la cirugía plástica para mamas tuberosas. Una operación que, por lo general, es mucho más que introducir un implante.

Una cirugía que libera tu pecho

Cambiar la apariencia de unas mamas tuberosas no es fácil. En primer lugar porque es algo genético y cada caso es completamente único. Además, las chicas que se operan de esta malformación son muy jóvenes, y el profesional médico ha de estudiar exhaustivamente la solución que propone para remodelar cada busto. Habitualmente esta problemática requiere una remodelación glandular completa. El objetivo es conseguir un pecho redondeado y natural, al que además de una nueva forma a veces se le da un volumen extra.

La clave de esa remodelación empieza, si es necesario, con la reducción de la areola. Ya que en un pecho tuberoso pueden ser excesivamente grandes. Y continúa con la fragmentación, o en otras palabras la liberación, de la zona que está compactada. Para que se expanda buscando la forma natural del pecho. Finalmente, hay que igualar ambos senos.

¿Tengo unas mamas tuberosas?

Los cirujanos plásticos se suelen basar en una clasificación que engloba tres grados de mamas tuberosas. El grado I significa que la anomalía es leve. El grado II que tiene cierta gravedad, y el grado III establece una tuberosidad severa. Quizá leyendo estos niveles te preguntes si tu pecho sufre esta patología. Porque puede ser que sea pequeño, y que tenga cierta semejanza a lo que te describimos hoy. Pero es posible que no lo sea. Por esta razón, la mayoría de los cirujanos plásticos reconocidos no emiten diagnósticos ni te darán un presupuesto sin antes valorar personalmente tu caso. Lo mejor es realizar una consulta médica para confirmar cualquier duda.

Si tu cirujano confirma que tienes mamas tuberosas, no tengas miedo. La evolución de tus pechos ha sufrido un estancamiento pero la cirugía puede tener la respuesta. Un cirujano con suficiente experiencia en tratar mamas tuberosas puede haber intervenido a cientos de pacientes. De este modo, puede, además de realizar la parte más técnica de la intervención, aconsejarte la prótesis más adecuada para ti. Según la Dra. Grande, médica especialista en cirugía plástica, reparadora y estética, no se trata solo de tamaño. También de cobertura del implante, de su forma, del tipo de relleno y de las características propias de la marca comercial.

Fuente: https://www.enfemenino.com/tratamientos/mamas-tuberosas-s2558877.html