Aunque parece que haya firmado un pacto con el diablo para seguir mostrando una apariencia joven, lo cierto es que Michelle Pfeiffer se lo debe todo a la cirugía estética. Y es que la actriz sigue estando tanto o más guapa que cuando la vimos por primera vez hace más de tres décadas en la película “Las amistades peligrosas”.

En una sociedad en la que se anuncia a bombo y platillo que los 50 son los nuevos 30, los 60 son, por tanto, los nuevos 40 y, evidentemente, pueden ser realmente sexis. Mujeres y hombres que desafían a los estereotipos sociales gracias a manos expertas, como es el caso de Mihelle Pfeiffer que, por mucho que intente negarlo, resulta obvio que ha pasado por el quirófano para hacerse algunos retoques.

Índice de contenidos

Bótox y lifting frontal

Es cierto que la práctica de ejercicio, una alimentación saludable y una buena genética han ayudado a la actriz, algunos expertos aseguran que la inexistencia de arrugas y las tenues patas de gallo de Michelle solamente se consiguen con el uso bótox o a través de un lifting frontal. El bótox cuesta unos 500 euros y el lifting frontal entre 7.000 y 10.000 euros, por lo que estaríamos hablando de unos 9.500 euros.

Blefaroplastia

Los párpados de Michelle están muy bien posicionados, por lo que es bastante evidente que también se ha hecho una blefaroplastia. Además de tratamientos láser en la cara para eliminar manchas, retensar la piel y cerrar los poros. Por lo que estaríamos habalndo de entre 2.500 y 5.500 euros.

Volumen facial

Los expertos tampoco descartan que se haya sometido a rellenos faciales, especialmente en los pómulos. Si se trata de un lipofilling, estaríamos hablando de entre 2.500 euros y 4.000 euros; si se ha hecho con hilos tensores, entre 500 y 2.500 euros; y si es un lifting cervicofacial, podría alcanzar los 9.000 euros.

Rinoplastia

Es obvio que Michelle Pfeiffer se ha sometido a una rinoplastia, modificando las estructuras de soporte con una proyección anormalmente elevada para su edad, además de haberse afinado la punta y el conjunto nasal. Este tipo de intervenciones suelen costar entre 5.000 y 8.000 euros.

Un total de entre 35.000 y 50.000 euros que había invertido la actriz para mantenerse tan guapa a los 60. Eso sí, por muchas operaciones y tratamientos que la actriz se haya hecho, lo que nadie puede negar es que sigue manteniendo su naturalidad. Y es precisamente por ello por lo que no puede asegurarse con certeza cuáles son las técnicas a las que ha recurrido. Y, por supuesto, su aspecto a los 60 es realmente impecable. Esto demuestra lo importante que es elegir bien a los especialistas para no caer en la artificialidad en aras de mantener la juventud. Y es que siempre es preferible una arga con armonía que una cara lisa con aspecto de muñeca.

Fuente: http://www.todoestetica.com/blog/michelle-pfeiffer-el-precio-de-la-eterna-juventud