Toxina Botulínica y Ácido Hialurónico

La piel es probablemente la zona que más exposición sufre de todo nuestro cuerpo. Por ello, los signos de envejecimiento resultan visibles con mayor facilidad con el paso del tiempo. Cada vez son más las personas que recurren a la Medicina Estética para sentirse mejor consigo mismas, siendo los tratamientos faciales los más solicitados. Sin embargo, actualmente existen numerosas alternativas para minimizar o incluso eliminar los inevitables signos de envejecimiento. Así, más de un 23% de los pacientes se decanta por la combinación de Toxina Botulínica y Ácido Hialurónico.

¿Quieres saber más sobre esta técnica? A continuación te contamos todas las claves de ambos tratamientos.

Toxina Botulínica y Ácido Hialurónico, ¿Qué es?

En primer lugar tenemos la Toxina Botulínica. Se trata de una sustancia que se inyecta estratégicamente en determinados puntos de la cara para disminuir o eliminar las líneas de expresión facial. La Toxina Botulínica actúa de forma selectiva y precisa sobre los músculos que provocan los surcos en la piel, relajando su expresión y evitando que se forme la arruga. Está especialmente recomendado para tratar las ‘patas de gallo’, la frente o el entrecejo. De esta forma se aporta al rostro una imagen más joven, radiante y tersa sin perder la expresividad y naturalidad.

Por otra parte, el Ácido Hialurónico es una técnica de relleno facial mínimamente invasiva que se realiza mediante inyecciones en zonas específicas de la cara. Así se reducen las arrugas, mejorando la textura de la piel y aportando luminosidad. Además, esta sustancia de alta calidad y pureza estimula la creación de colágeno, elastina y fibroblastos. Por tanto, también aporta una gran hidratación a la piel que crea un efecto lifting casi instantáneo. Se suele realizar sobre el rostro, pero también ofrece unos resultados impecables en el cuello, el escote y las manos.

¿Por qué combinar la Toxina Botulínica con el Ácido Hialurónico?

El paso del tiempo puede producir una pérdida de elasticidad en la piel que supone la aparición de flacidez facial y arrugas. La combinación de Toxina Botulínica y Ácido Hialurónico surge como solución para devolverle a la piel un efecto terso y joven, pues ambos tratamientos aplicados en conjunto prolongan el efecto de ambas sustancias.

Por este motivo, las principales ventajas de este tratamiento estético combinado son:

  • Aumenta del colágeno, la elastina y los fibroblastos de la piel.
  • Hidrata en profundidad y mejora la textura de la dermis.
  • Recupera la elasticidad.
  • Reduce las arrugas eficazmente.
  • Remarca el óvalo facial.
  • Obtiene resultados visibles casi de inmediato sin necesidad de pasar por quirófano.

En Cosmédica encontrarás múltiples tratamientos para mejorar el aspecto y la textura de tu piel. Contamos con médico estéticos experimentados que podrán asesorarte para que consigas el rostro joven y terso que deseas. Para conseguir más información puedes llamarnos nuestros centros situados en Las Palmas de Gran Canaria, Santa Cruz de Tenerife y Málaga.

Comparte este artículo:

Fuente: https://www.cirugiacosmedica.com/toxina-botulinica-y-acido-hialuronico-2/

Artículo recomendado por la Dra. Patricia Gutiérrez Ontalvilla.