ultrasonidos

Una de las partes fundamentales del proceso de operarse los pechos para aumentar su tamaño es el postoperatorio. El tiempo de recuperación, los cuidados necesarios, lo que se debe y no se debe hacer, el proceso de cicatrización, etc., son varios de los factores que analizan quienes desean realizarse una cirugía de aumento de pecho. Esto se debe principalmente a que el postoperatorio es precisamente una de las etapas más importantes ya que de él depende en gran medida el resultado definitivo de la cirugía.

Las nueve claves del postoperatorio de aumento de pecho

Para llevar un postoperatorio adecuado siempre es necesario seguir las indicaciones y recomendaciones del cirujano. De esta forma te asegurarás un pecho perfecto como resultado. En términos generales se podría enumerar en nueve las recomendaciones para conseguirlo:

  • Mantener relativo reposo durante la primera semana.
  • No realizar ejercicio ni grandes esfuerzos durante los 15 días posteriores a la cirugía e incluso durante el primer mes.
  • Dormir boca arriba durante los primeros 10 días.
  • Utilizar un sujetador postoperatorio adecuado durante la recuperación ya que asegurará que el pecho cicatrice correctamente y no haya movimientos bruscos.
  • Aplicarte cremas todos los días para mantener la piel hidratada.
  • Comer de forma saludable y beber entre un litro y medio y dos de agua al día para mantener todo el organismo hidratado.
  • No fumar ni beber alcohol al menos durante el primer mes ya que estas sustancias hacen que se ralentice la cicatrización de las heridas.
  • Aplicarte drenajes linfáticos manuales o ultrasonidos para mejorar la cicatrización.
  • No exponer directamente los pechos al sol durante el primer mes y a partir de ahí es importante aplicar protector solar si se va a coger sol porque puede hacer que la cicatriz se marque.

Ultrasonidos para un postoperatorio más sencillo

Entre los cuidados que debes seguir tras la cirugía para llevar un postoperatorio tranquilo y sencillo, se recomienda la realización de drenajes linfáticos manuales o bien la aplicación de ultrasonidos. Estas dos técnicas resultan muy prácticas para aminorar el tiempo de recuperación y sobre todo para mejorar y acelerar la cicatrización.

Los ultrasonidos no son más que una tecnología no invasiva que resulta totalmente indolora y  se aplica para producir cambios térmicos en la piel. Estos cambios térmicos se producen a través de las vibraciones no audibles que proporciona el aparataje.

Entre los beneficios que pueden aportar los ultrasonidos está conseguir un alivio de los dolores postoperatorios, bajar la inflamación de la zona tratada y producir un drenaje de la misma zona para evitar complicaciones o riesgos postoperatorios.

La aplicación de estos ultrasonidos se utiliza como alternativa a los drenajes linfáticos manuales ya que el efecto que produce favorece el drenaje linfático de las mamas tras la cirugía. Por lo tanto se trata de una tecnología que se utiliza con los mismos objetivos que un drenaje linfático manual.

Además, la aplicación de ultrasonidos mejora el riego sanguíneo con lo cual ayuda a que la medicación que esté tomando la paciente llegue a los pechos de forma más eficaz y rápida. También, esta tecnología permite que el organismo elimine de forma adecuada los productos de desecho. Por esta razón, a través de los ultrasonidos se consigue que la cicatrización se acelere lo que hace que se perciba la mejoría con antelación y la recuperación sea más corta.

En Cosmédica somos especialistas en Cirugía Plástica y Reparadora y, sobre todo, en técnicas de remodelación de pechos. Por esta razón, nuestro equipo profesional y médico que cuenta con años de experiencia en este sector te asesorará con detalle para que consigas el escote voluptuoso que siempre has querido.

Fuente: https://www.cirugiacosmedica.com/ultrasonidos-durante-el-postoperatorio/