La demanda de tratamientos estéticos para la zona genital femenina ha ido en aumento, ya que con el paso de los años, los músculos de la vagina van perdiendo tono y se hacen más flácidos.

Una de las cirugías estéticas genitales más solicitadas es la vaginoplastia. Gracias a esta intervención es posible reforzar los músculos que se encuentran en la zona posterior de la vagina, se elimina la flacidez y se tonifican los músculos de la zona.

Tiene gran importancia para la mujer la estética de la zona genital, por esta razón la vaginoplastia es cada vez más conocida y solicitada, por aquellas mujeres que buscan el rejuvenecimiento de la vagina, recortando el tejido sobrante para lograr disminuir el diámetro de la vagina.

¿Cómo se lleva a cabo una vaginoplastia?

La vaginoplastia es una cirugía que permite la corrección de la flacidez vaginal, estrechando los músculos que se encuentran en esta zona, y seguidamente suturándolos con puntos reabsorbibles. Se refuerza así la pared vaginal, mejorando la capacidad de contraer.

De esta manera se refuerza la pared de la vagina, favoreciendo la capacidad para contraer.

La duración de esta cirugía es de unos 90 minutos, y se lleva a cabo bajo anestesia local o sedación. En algunos casos se utiliza anestesia general, esto dependerá del grado de ensanchamiento.

Postoperatorio de la vaginoplastia

Después de la operación, la paciente no puede mantener relaciones sexuales durante un mes. También se recomienda restringir los esfuerzos al mínimo.

Es conveniente utilizar ropa cómoda y que no sea muy ajustada.

Las molestias que se producen tras la intervención desaparecen en un plazo de 4 a 7 días, y la paciente puede retomar su rutina diaria, teniendo en cuenta las recomendaciones antes mencionadas.

Es recomendable mantener los cuidados postoperatorios durante 6 o 8 semanas aproximadamente. El cirujano explicará a la paciente el plazo específico según su caso.

¿Para quién está indicada la vaginoplastia?

La flacidez en las paredes vaginales internas después del parto, es una sensación que experimentan muchas mujeres. Debido a esta flacidez se disminuye la fricción durante las relaciones sexuales.

Esta operación de la zona genital femenina está dirigida a las mujeres que desean disfrutar nuevamente de las relaciones sexuales, como lo hacían antes de dar a luz.

También se recomienda recurrir a una vaginoplastia para dar solución a problemas como el lapso de vejiga o el prolapso de recto.

Se trata de una cirugía que puede llevarse a cabo a cualquier edad, pero es recomendable que la mujer que se someta a una vaginoplastia no desee tener más hijos.

Dar a luz de manera natural tras una vaginoplastia no supone un problema, pero después del parto los músculos vaginales volverían a perder tono, recuperando la flacidez que se había eliminado, y volviendo al estado del principio. Por esta razón, es recomendable que la mujer no dé a luz de forma natural tras una vaginoplastia, para garantizar la permanencia del resultado.

Para realizar este tipo de intervenciones es importante acudir a una clínica especializada, donde un cirujano estético indicará el paso a paso de la intervención y el postoperatorio, y brindará a la paciente toda la asesoría y apoyo que necesita.

 

Fuente: https://blog.masquemedicos.com/vaginoplastia-cirugia-para-tonificar-los-musculos-vaginales/