Imagen de la oreja de la soldad implantada en su brazo. U. S. ARMY

Shamika Burrage perdió su oreja tras sufrir un grave accidente de coche

Después de un año a Shamika le quedan dos cirugías para completar el proceso

Shamika Burrage, una soldado estadounidense, perdió su oreja en un accidente de coche en 2016 cuando tenía 19 años. Ahora los cirujanos del Ejército médico en Texas lograrán que Shamika vuelva a tener oreja.

Según informa el diario ‘Daily Mail’, a través de un peculiar y complicado procedimiento los médicos han logrado recrear una oreja para la soldado, la cual han insertado en su brazo para que termine de crecer y desarrollarse.

Una vez haya finalizado su crecimiento los cirujanos extirparán la oreja y se la trasplantarán al lado izquierdo de su rostro, donde Shamika, de 21 años, incluso podrá sentir su nuevo apéndice.

En 2016, la soldado y su prima regresaban a su puesto en Texas tras visitar a su familia en Mississippi cuando una de las ruedas reventó, saliéndose el coche de la carretera y dando varias vueltas de campana.

Shamika salió disparada del coche, golpéandose al cabeza contra el suelo y fracturándose la columna vertebral en varias zonas. Su cuerpo derrapó por la carretera varios metros destruyendo por completo su oreja izquierda. “Lo último que recuerdo es a varias personas caminando hacia nosotras, preguntándonos si estábamos bien. Después me desmayé”, relató al diario británico.

Cuando volvió a abrir los ojos, Shamika estaba en el hospital. Había perdido mucha sangre y su oreja. Los médicos tuvieron que reabrir su canal auditivo, también dañado durante el accidente. Si hubiera permanecido 30 minutos más sin recibir atención médica no habría llegado con vida al hospital.

Pasó varios meses en rehabilitación y comenzó a recibir asistencia psicológica. El accidente y las heridas que le había causado fueron traumáticas para ella, y cada vez que se miraba en el espejo le recordaba esos duros momentos. “No me sentía cómoda con mi aspecto, así que opté por una cirugía plástica”, explicó.

Había dos opciones realizarle un implante con una prótesis de plástico o reconstruirla. “No quería hacerme la reconstrucción, pero después de pensarlo llegué a la conclusión de que podría ser algo bueno (…) Iba a tener una prótesis, para evitar más cicatrices, pero quería un oído real“.

Fue su cirujano, el dcotor Lt. Col Owen Johnson, quien le animó a reconstruirse el miembro. “Tenía 19 años y estaba sana, y tenía toda una vida por delante. ¿Por qué tenía que lidiar con tener un oído artificial el resto de su vida?“, afirmó el doctor.

Juntos eligieron el procedimiento que no sólo le daría un nuevo uso, sino que cubriría, además, algunas cicatrices de su rostro. Para darle una nueva oreja el Dr. Johnson, jefe de cirugía plástica y reconstructiva en el William Beaumont Army Medical Center en El Paso, extrajo el cartílago de sus costillas, después el cartílago se convirtió en una oreja.

Mientras tanto, el equipo de cirugía plástica expandió un segmento de piel en el antebrazo de Shamika para hacer espacio para insertar la oreja. Cuando hubo suficiente hueco, la oreja recién modelada se colocó quirúrjicamente debajo del trozo de piel. El cuerpo, reconociendo su propio tejido, estimuló el crecimiento de nuevos vasos sanguíneos e incluso un nervio en el oído incipiente. Todo el proceso ha durado un año.

“La oreja tendrá arterias nuevas, venas nuevas e incluso un nervio nuevo para que pueda sentirlo”, explicó el doctor. Además la piel extra de su brazo cubrirá el tejido de las cicatrices que la soldado tiene en la mandíbula.

Con solo dos cirugías más, Burrage asegura que se siente más optimista y emocionada de terminar la reconstrucción. “Ha sido un proceso largo, pero he vuelto”, sentencia.

Fuente: http://www.elmundo.es/ciencia-y-salud/salud/2018/05/11/5af5574122601dd7438b4645.html